¿Cómo internacionalizar una empresa? Las 9 claves del éxito.

¿No sabes cómo internacionalizar tu empresa? No es una tarea fácil, de hecho hay empresas que se dedican a gestionar filiales de las empresas en otros países, para poder aumentar las probabilidades de éxito de una operación tan compleja como esta.

Hay estudios que dan datos sobre esta eficacia. Unos datos que son para pensárselo dos veces antes de empezar esta aventura solo. Aun así, aquí os dejamos las 9 claves para aumentar las posibilidades de éxito cuando quieras internacionalizar una empresa.

1.- Analiza los aspectos técnicos del país

Antes de internacionalizar tu empresa, obviamente, lo primero que tienes que hacer es analizar los aspectos técnicos del país. Y cuando decimos aspectos técnicos, nos referimos a:

– Seguridad del país (el KPI más importante), tanto políticamente como jurídicamente.

– La fiscalidad. El trato fiscal acorde a las empresas extranjeras y la tipología de negocio empleada. Este apartado es muy importante realizarlo correctamente para no tener problemas con el primer punto.

– Su economía, tanto en términos de crecimiento, como en términos de estabilidad (por ejemplo el caso de la independencia de Cataluña no tiene problemas de seguridad, pero sí de estabilidad económica), si existen tratados de libre comercio o no, etc.

– La burocracia. Se merece un apartado aparte, dado que muchas veces puede llegar a hacer fracasar por si sola un proyecto, sin exagerar. Y más aún si ya tienes empezados trabajos y tienes unos plazos que cumplir.

«Antes de internacionalizar tu empresa, obviamente, lo primero que tienes que hacer es analizar los aspectos técnicos del país.«

 

2.- Analiza la idiosincrasia del país

Internacionalizar una empresa, ya lleva implícito el término nación, con lo que todo esto acarrea. Cada pueblo es de su padre y de su madre y tienen unos factores en común que es necesario saber para poder prever situaciones complicadas. O al revés, aprovechar estos factores en positivo para beneficiarte de ellos y poder implantarte más rápido y mejor en el país.

Analiza la idiosincrasia del país para poder prevenir
situaciones complicadas o beneficiosas.

3.- ¿Una Joint-Venture puede ser la solución?

Relacionado con el punto anterior, muchas veces crear una Joint-Venture con una empresa local puede facilitar mucho las cosas. Es cuestión de analizar las posibilidades y medir los posibles ROI de hacerlo de un modo u otro. El coste de no adaptarte rápido o bien al país puede costarte mucho dinero y, a lo mejor, una alianza con una empresa local puede ayudarte a reducir este tiempo y dinero.

Un primer paso también puede ser buscar agentes comerciales o representantes locales que puedan ayudar a establecer una primera toma de contacto con el mercado local.

Busca aliados para lograr aumentar las
posibilidades de éxitos. Tienes múltiples opciones,
analízalas y elige la que más te convenga.

4.- Busca organizaciones/instituciones de tu país de origen

Es posible que en el país donde quieras internacionalizar la empresa haya organizaciones o instituciones de tu país de origen que ayuden a tus compatriotas a establecerse en el país. Dichas entidades dan, algunas con coste y otras no, consejos e inputs sobre los aspectos básicos a la hora de abrir tu empresa en el país. Cámaras de comercio y consulados, pueden ser buenos aliados, tantéalos.

«Dichas entidades dan, algunas con coste y otras no, consejos e inputs sobre los aspectos básicos a la hora de abrir tu empresa en el país.«

5.- Haz exploraciones previas

Desde las instituciones que comentábamos en el punto anterior, normalmente se realizan ponencias, eventos e incluso viajes a los países donde te pueda interesar internacionalizar tu empresa. Aprovecha estos recursos para aprender, para tantear, para intuir, para prever y, en fin, para intentar minimizar el riesgo y maximizar las posibilidades de éxito.

6.- Adáptate a los «gustos locales»

Allí donde fueres haz lo que vieres. Todo tu know-how de cómo hacer las cosas en tu país de origen, aquí pierde importancia. Es tan importante aprender como desaprender. Ya lo decía Darwin, la especie que sobrevive no es la más inteligente, ni la más fuerte… es la que mejor se adapta. Tenemos infinidad de ejemplos de empresas que son un referente en cuanto a internacionalización de la empresa donde tiene que adaptar sus productos al mercado local porque no son del todo aceptados o no encajan al 100%.

Ejemplo de adaptación a gustos locales.
Literalmente.

Es muy importante adaptarse, sin perder la esencia y los valores de la empresa, al país de acogida para facilitar al máximo las posibilidades de éxito. Piensa global, actúa local.

7.- Márcate unos objetivos “S.M.A.R.T”

Internacionalizar una empresa puede ser un éxito o un fracaso. Y lo más importante es saber, cuanto antes, si estamos a un lado o al otro. O si estamos cerca de uno o de lo otro, para poder actuar en consecuencia. Los objetivos tienen que estar dentro del marco del país nuevo (con todo lo que esto abarca). Tienen que ser concretos, medibles, alcanzables, relevantes y acotados en el tiempo (S.M.A.R.T.). Insisto, dentro del marco del país nuevo, lo cual pueden ser unos objetivos muy diferentes a los que tienes en tu país de origen.

«Internacionalizar una empresa puede ser un éxito o un fracaso. Y lo más importante es darse cuenta a tiempo de si estamos a un lado o al otro«

8.- No esperes resultados a corto plazo

A la hora de internacionalizar tu empresa, y más si lo haces solo, no esperes resultados a corto plazo. Siempre hay una curva de aprendizaje pero, en este caso concreto, dicha curva es mucho más empinada. Porque lo abarca todo, todas las variables que hay en el entorno de la empresa conllevan su propia curva de aprendizaje. Esto hace que todas ellas se sumen y que cualquier pequeña acción que en tu país de origen se consideraría como simple en tu país de origen, allí puede ser una auténtica odisea.

La típica forma de una curva de aprendizaje:
Amarillo: beginner’s hell
Verde: aprendizaje
Rojo: estancamiento

9.- Mantente al día de los aspectos macroeconómicos

En un mundo globalizado, el aleteo de una mariposa provoca un Tsunami. Es muy importante estar al día de la situación político-económica global, dado que estamos en un país que desconocemos (si hemos hecho los puntos anteriores, no tanto) y nuestra capacidad de reacción ante imprevistos o situaciones complicadas es limitada. Ya hemos dicho antes: piensa global, actúa local. El problema está en que a la hora de actuar, la curva de aprendizaje de cualquier acción sencilla puede ser un gran problema.

«Es muy importante estar al día de la situación político-económica global, dado que estamos en un país que desconocemos y nuestra capacidad de reacción ante imprevistos o situaciones complicadas es limitada«

Conclusión

Como hemos visto, el proceso de internacionalizar una empresa es muy complicado. Existen muchas variables y estamos en un entorno desconocido, donde cada pequeña acción es una aventura. Es por esto que hay empresas que facilitan este proceso, gracias a su experiencia local en el país donde te quieras establecer y su know-how en las acciones que quieras realizar. Esto hace que puedas ahorrarte mucho dinero y problemas a la hora de internacionalizar tu empresa.

Infórmate sobre nuestros servicios de gestión de filiales a través de nuestro partner EuroBackOffice y de nuestro servicio PEO para la gestión de trabajadores en el país donde te quieras internacionalizar.

Fdo. Guillem Comí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *